El programa de empleo Juntos Somos Capaces ofrece a las empresas interesadas un servicio de asesoramiento integral y gratuito adaptado a sus necesidades:

  • Definición de perfiles, análisis y descripción de puestos de trabajo.
  • Búsqueda de los candidatos más adecuados, en colaboración con las entidades sociales y las administraciones.
  • Formación a medida, adaptada a las necesidades de las empresas.
  • Seguimiento de la evolución del empleado en su puesto de trabajo.

Todo ello con el objetivo de asegurar el éxito de la inserción laboral y fomentar la integración laboral de las personas con discapacidad intelectual y enfermedad mental

¿Qué ofrecemos a las empresas?

  • Selección de personal formado y motivado.
    Personalizado para cada compañía y adecuado a los perfiles profesionales requeridos, proveniente de las bolsas de empleo de las entidades sociales que conforman el programa.
  • Prácticas con apoyo.
    Según las necesidades puntuales de la compañía y del puesto de trabajo a desempeñar, lo que implica la evaluación, orientación específica y formación profesional.
  • Seguimiento y apoyo en todo el proceso.
    Evaluación continua del proceso a través del apoyo técnico-profesional especializado.
  • Posibles candidatos para prácticas profesionales.
    Tiene por objeto la aplicación de los conocimientos adquiridos en un ámbito de carácter laboral.

Principales beneficios para la empresa

  • Incentivos económicos.
    Podrá beneficiarse de importantes subvenciones y ayudas públicas que el Estado pone a su disposición.
  • Cumplimiento normativo.
    La Ley 13/1982 de integración social del minusválido (LISMI) establece para las empresas públicas y privadas que empleen a más de 50 trabajadores, la obligación de contratar a un número de trabajadores con discapacidad no inferior al 2%.
  • Responsabilidad Social Corporativa.
    Es un compromiso voluntario estratégico que implica procurar la consecución de sus objetivos empresariales, aplicando criterios de equidad en las relaciones con sus grupos de interés y contribuyendo a la satisfacción de las necesidades presentes y futuras de la sociedad.
  • Motivación y retención (RRHH).
    Según estudios contrastados, las personas con discapacidad, para conseguir la plena participación en su entorno laboral y social, desarrollan aptitudes y habilidades personales con un rendimiento muy competitivo. Con la adopción de estas medidas sociales se consigue un mejor clima interno, lo que genera menor rotación y mayor motivación entre sus empleados, posibilitando el orgullo de pertenencia a la compañía.

Únete al proyecto